La espera



Hilos de tiempo que se abren
y dejan pasar mañanas,
días que ya no vuelven,
horas mudas que escapan.

Y se van como el agua fresca
fluyendo en la fuente mansa,
que al cogerla con las manos
por los dedos nos resbala.

Así pasa el tiempo sin verte
sentado en mi cama blanca,
deseando protegerte
y que no te pase nada,
abrazado a tu recuerdo,
recordando tu destello
y esperándote con calma.


JESÚS CABAL
Copyright©Jesús Cabal Inés. Todos los derechos reservados

0 comentarios:

Publicar un comentario