Puede



Puede que me haya equivocado
al tratar de cruzar la cuerda floja
sin pararme a poner red.

Puede que me haya equivocado
y que me vuelva a caer.

Puede, pero ya no queda tiempo
y necesito correr.



JESÚS CABAL
Copyright©Jesús Cabal Inés. Todos los derechos reservados

Sombras pares


Cuando la noche me embriague
y las sombras me acompañen
escaparé de mi cuerpo
y te buscaré en cualquier parte.

Caminaré entre la niebla,
andaré bajo los mares,
debajo de las montañas
hasta que logre encontrarte.

Y si algún día te encuentro
en caminos de sombras pares,
me quedaré callado
hasta que logres contarme
porque tus ojos no miran
como me miraban antes,
hasta que logres decirme
el porque de tus desmanes...

Sé que no puedes tratarme,
sé que no puedes decirme
el porque te quiero tanto
y no logras escucharme.



JESÚS CABAL
Copyright©Jesús Cabal Inés. Todos los derechos reservados

Perdida



Perdida entre espesa niebla
a zancadas avanzaba,
rompiendo la fría escarcha
buscando la luz dorada.

Se paraba y esperaba,
giraba y se despistaba,
tropezaba, se sentaba
y a ratitos sollozaba.

Miraba a lo lejos
y no veía nada,
sus ojos no distinguían
el secreto que encerraba.

Sin rumbo, perdida.
Su alma dolía,
la niebla se abría,
la luz esperaba.

Miró atrás un segundo
sin perder su blanca calma,
limpio sus mejillas,
lució su sonrisa,
la luz la envolvía
y trató de alcanzarla.


JESÚS CABAL
Copyright©Jesús Cabal Inés. Todos los derechos reservados

Quiero ser


No quiero ser el príncipe azul
que luche contra tus dragones,
pero quiero ser el escudo
que te amortigüe los golpes.

No quiero ser la casa
que te aísle del peligro,
pero quiero ser la manta
que te resguarde del frío.

No quiero ser el aire
que te envuelve sin sentido,
pero quiero ser la brisa
que te susurre al oído.

No quiero ser tu muro,
no quiero ser tu río,
quiero vivir en tu mundo
y disfrutarlo contigo.



JESÚS CABAL
Copyright©Jesús Cabal Inés. Todos los derechos reservados

PENA



Vacío que todo envuelve
en soledad distante y eterna
que sorda explota en el pecho
retorciendo el alma fiera.

La niebla lo arrasa todo,
se vuelve más triste y ciega
y como el humo oscurece
rielando en la noche etérea.

Todo está oscuro,
nada de luz me llena
porque la llama que ardía
se agotó de tanta pena.


JESÚS CABAL
Copyright©Jesús Cabal Inés. Todos los derechos reservados