Helena



 Soy cómo el árbol
que partido por el rayo
agoniza entre cenizas
abrasado por el fuego.

 Y mientras muero
aún sordo por el trueno asesino
 escucho un susurro
que lleva tu nombre...

 H E L E N A

 Y mis pies anclados como raíces
desesperan para librarse del yugo de la tierra,
luchando por cada paso.

 Ciego todavía por el relámpago
tanteo con mis manos para abrazarte,
y cuando te toco veo,
cuando abro los ojos te oigo,
cuando te tengo en mis brazos sonriendo
no soy árbol sino sueño.


JESÚS CABAL
Copyright©Jesús Cabal Inés. Todos los derechos reservados

1 comentarios:

Publicar un comentario