Triste Sepultura


¡Oh!, triste sepultura
que negro mármol ansía,
cuerpo blanco en su poesía
que ahora descansa severo.

¿Cómo puede el frío acero
romper esa línea tan fina?.
¿Cómo puede la mocedad tardía
convertirse en amargura?.

¡Oh!, rector de los muertos,
de la vida sin locura,
cuídame el mundo
que se fue con ella,
cuídame el alma...
era tan bella...
y guarda sus besos
en nacarada caja,
y dame la llave de calma
que nunca tuve con ella.


JESÚS CABAL

Copyright©Jesús Cabal Inés. Todos los derechos reservados

2 comentarios:

Publicar un comentario