El vigilante de estrellas


Camino solo por los sueños
cuidando de mis estrellas
mientras la luna se llena
de esperanzas ya perdidas.

La noche me pertenece
mientras la gente suspira,
¡duérmete lluvia!.
¡duérmete día!,
que la luna no aparece
y sin luna en mi no hay vida,
pues la luna es mi trabajo
y las estrellas tan mías
como mi corazón es dueño
de una dama todavía.

Hojas rielando en el viento,
viento de noche marchita,
tristeza de días sin luna,
tristeza de almas cautivas.
Cristales de gotas de lluvia
que rompen monotonías
y hacen de mí lo que quieren
porque soy sólo energía.

Yo soy el vigilante,
vigilante de tu vida
y cuido siempre de ella,
por eso todos me llaman
el vigilante de estrellas.

JESÚS CABAL
Copyright©Jesús Cabal Inés. Todos los derechos reservados

0 comentarios:

Publicar un comentario